BIENESTAR EMOCIONAL
SABER RECIBIR

Bienestar Emocional

Saber recibir es algo en lo que la mayoría de las veces no reparamos, a pesar de lo fundamental que resulta para poder equilibrarnos emocionalmente. Por esta razón, te invito a profundizar en este maravilloso arte a través de la comprensión, la apertura y el agradecimiento como claves.

La comprensión como clave para saber recibir
En primer lugar, la comprensión es fundamental para recibir adecuadamente. Se trata de que percibamos lo que sucede en el acto de la recepción y de que seamos capaces de descubrir su sentido. Es decir, para qué o por qué nos llega una cosa u otra. Si es algo malo, esto puede ser un motivo para aprender y salir adelante; si es algo bueno, podemos asimilar que lo merecemos y reforzar así nuestra autoestima.

Muchas veces, nos ponemos una gran armadura que hace que resbale cada muestra de cariño que nos dan. En ocasiones, no nos creemos merecedores de esas demostraciones de afecto. De ahí que en este tipo de situaciones nos cueste recibir de forma libre, abierta y despreocupada.

Apertura
Consiste en mostrarnos dispuestos, sin autoimposiciones, para dar lugar a lo que la vida nos trae. Si no estamos abiertos, podemos no dar espacio a nada ni nadie, lo que implicaría cerrarse al mundo y no dar cabida a lo que los demás nos puedan dar o a lo que la vida pueda traernos.

No obstante, estar abiertos no significa aceptar todo; es más bien no cerrarnos de primera mano ante lo que viene, pero tener ciertos límites claros.

La apertura también consiste en dejar las lentes del pesimismo a un lado y permitirnos explorar nuevos caminos. Porque si somos más positivos y nos liberamos ante la vida, estaremos más preparados y flexibles para saber recibir lo que viene sin hacernos daño durante el proceso.

Agradecimiento
El agradecimiento también es un factor importante para saber recibir. Se trata de reconocer con gratitud lo que la vida nos trae o lo que otros hacen por nosotros. Es una forma de reconocer que lo que llega nos enseña a superar los obstáculos o bien nos impulsa a celebrarlo.

Agradecer también quiere decir recibir con humildad, encontrar satisfacción en lo que poseemos y en lo que nos dan los demás. Para ello, tan solo nos basta echar un vistazo a nuestro alrededor: mientras que, a veces, creemos que no tenemos nada, en realidad contamos con muchas cosas. Lo que ocurre es que hemos dejado de valorarlas.

Dejar el orgullo a un lado
Dejar el orgullo a un lado es otra de las claves para saber recibir. El orgullo nos aleja de esta facultad. Para impedir que lo haga, podemos empezar por reconocer que no somos el centro del mundo ni superpoderosos y que es normal que en determinados momentos necesitemos de los demás.

El orgullo es un mecanismo de defensa que nos aleja de los otros y que nace del miedo a reconocer nuestros errores. Además, ser orgullosos y buscar la perfección nos puede causar mucho estrés.  Saber delegar y pedir ayuda alivia así nuestras cargas.

Como vemos, saber recibir nos hace más humanos, porque reconocemos y valoramos el acto de dar por parte de los demás.

Una persona que no se permite recibir, al llegar el aprecio, la gratitud, el amor, una ayuda o un halago,  los esquiva. Elude la situación, tratando de salir lo más rápido posible de ella con una broma, un sarcasmo, una frase hecha, o cambiando de conversación… Quizás hasta le sea más fácil recepcionar un insulto que aceptar un «Te quiero». Su coraje mayor sería abrirse a recibir el reconocimiento afectivo… pero no sabe cómo hacerlo. Hay quienes así han ido neutralizando crónicamente a sus proveedores de afecto, que ya ni insisten en expresarles cariño… La consecuencia de ello es una carencia afectiva autoprovocada:  sensación de soledad, de no merecimiento, de desamor… con frecuencia, independientemente de que en el entorno sí haya muestras de afecto. Y en el fondo esto puede generar baja autoestima y depresión.

Si algo de esto te sucede es importante que sepas que uno puede reeducarse emocionalmente mediante pequeños gestos, estando atento a la deflexión cotidiana: cuando te den las gracias ya no digas “Por nada”, pues si se te está agradeciendo es… por algo. Solo responde “un placer” o “un gusto”. Y si alguien te expresa “Qué bien se te ve!”, no respondas cosas como “Por favor!… Si soy un desastre, hoy ni me miré al espejo…”. Si aprecian algo que has elegido con buen gusto, no te escapes con un “Ya está muy viejo, lo compré de oferta…”. Hasta es posible que si te hacen un regalo experimentes culpa por recibir, y digas frases como “No te hubieras molestado!” o “no era necesario “. Simplemente da las gracias.  

Se trata de instalar nuevas actitudes: si te dicen “Gracias!”, darle espacio a ese agradecimiento, respondiendo tal vez “Qué bueno que te sirviera lo que pude darte”, ”Te lo mereces!”, “Me dio gusto serte útil…”. Si alguien pondera algo tuyo, podrás sonreírle y decir algo no defectivo: “Me alegra que te guste!”. Y si te expresan cariño, aprecio, amor, será vital que observes si tu corazón quiere huir o cerrarse; entonces, calmarlo gentilmente,  para recibir: “Me hace bien que me lo digas!”. Te pescarás una y otra vez volviendo a negandote, cerrandote. Muchas veces estas conductas son automáticas… pero ya sabrás que lo estás haciendo, y tendrás la opción de crear otro tipo de respuesta, hasta fundar dentro tuyo un nuevo hábito: el de ser receptivo al afecto. El de ser bueno dando pero también recibiendo.


Dra. Alicia M. Miguez | Clínica Médica - Psiquiatría y Psicología Médica - Transtornos de Ansiedad - Hipnosis Clínica - Psicología Ontológica y Transpersonal Bioneuroemocion - Mindfulness - Eneagrama.
Sanatorio Clínica Modelo de Morón.

Novedades

 

COCINA SALUDABLE
COCINA SALUDABLE
Barritas de cereales
BIENESTAR EMOCIONAL
BIENESTAR EMOCIONAL
Técnicas de relajación
EL MOVIMIENTO ES SALUD

Call Center

 

En el contexto de la cuarentena por el corona virus, comunicamos que la atención del call center sera:
Lunes a Viernes de 7:00 a 20:00 hs.
Sábados de 7:00 a 14:00 hs.
manteniéndose habilitada la opción para tomar turnos por nuestra página web.

4133.1000
5627.1000

OPCION 2

Para agilizar la obtención de un turno, usted puede conocer los días y horarios de atención de nuestros Especialistas haciendo CLICK AQUI

Contacto

 

Clínica Modelo de Morón se encuentra estratégicamente ubicada en el centro de la ciudad de Morón y es el referente de salud de la Zona Oeste.

Dirección: R. O. del Uruguay 234, Morón
Teléfono: +54 11 4133.1000 | 5627.1000
E-mail: atencionalcliente@cmm.com.ar

Whatsapp