BIENESTAR EMOCIONAL
Relaciones toxicas en época de pandemia

Bienestar Emocional

Al hablar de relaciones, de los vínculos con los demás, estamos hablando en parte de nosotros mismos. Estamos refiriéndonos a la forma en como nos tratan los demás, y como permitimos ser tratados. En como tratamos a los demás, y en como permiten ser tratados. Las relaciones humanas, ya sean de pareja, laborales, familiares o de cualquier otra índole, tienen al menos dos personas involucradas. El uno, y el otro. Ocupando diferentes roles que deberían ser armoniosos, favoreciendo el bienestar de ambas partes, sabiendo que antes las dificultades de la vida se tienen mutuamente para apoyarse y seguir adelante. Una relación sana trae PAZ. Una relación sana se basa en la libertad, el respeto y la confianza. Y amor, por supuesto. Sin estos ingredientes básicos, es difícil que los lazos se mantengan en el tiempo…  o al menos que lo hagan de una manera saludable, no enfermiza sin que alguno (o ambos) de los miembros salga lastimado.

Y en este contexto de pandemia, donde la convivencia se puede hacer más difícil, rutinaria, en la que cada uno tiene que atravesar distintas y personales situaciones de estrés  ante la incertidumbre, y según los recursos internos, propios de cada persona, para enfrentar las dificultades, el saber identificar una relación toxica puede ser el primer paso para poder salir de ellas y evitar un deterioro emocional que desemboque en alguna patología mental, empeorando, tal vez, algún cuadro de base como la depresión, los trastornos de ansiedad o los ataques de pánico, entre otros.

La denominación de “relación tóxica” forma parte de nuestro vocabulario, la usamos en nuestras conversaciones cotidianas, pero, sin embargo, no existe una definición unificada para ellas. Esta realidad nos indica lo complejo del término, y lo difícil que es identificarlas (es muy difícil identificarse con algo que no está definido). Por eso, a continuación, vamos a reflexionar sobre lo que esto significa.

Identificando a las relaciones tóxicas
Muchas veces se acusa a uno de los integrantes de esta relación como toxica, quedando la otra en lugar de “victima” Pero esto no es tan así, ya que como veremos, los dos son co-autores de estos vínculos disarmoniosos, ya que las relaciones son como un tango, un vals… se baila de a dos. Se hacen de a dos. Ambos son responsables.

Estas relaciones toxicas, que nos producen un efecto dañino, muchas veces están basadas en la violencia física, psicológica o emocional, en las que el miedo, la manipulación y la necesidad de control, entre otras cosas, toman un protagonismo fundamental.

Además, ciertos modelos relacionales extendidos a través de películas, series y canciones, hacen que normalicemos comportamientos tóxicos y que les demos un significado incluso positivo. Las creencias limitantes o desadaptativas que tenemos sobre el amor, los celos, el rol del hombre o la mujer… hacen que muchas veces se “normalicen” conductas que no deberían serlo.

Están basadas en la confusión.
Cuando estamos en una relación tóxica sentimos y pensamos cosas, hasta en ocasiones, contrarias. Esto nos hace dudar de que los pensamientos y emociones negativos puedan ser ciertos: “Como le voy a odiar si ha hecho tantas cosas por mí”, “como me va a hacer daño si soy tan importante para él/ella. Generan sentimientos encontrados que dificultan romper con estos vínculos. Se va creando un lazo de co-dependencia emocional o apego, sintiéndose que no se puede vivir con esa persona, pero sin ella, tampoco.

Son drásticas e intensas.
Las interacciones y las emociones que implican estas relaciones, son una montaña rusa emocional: pueden cambiar en una misma conversación y pasar por estados diferentes en un periodo de tiempo muy corto.  Pasan de la intensidad pasional a momentos de furias incontrolables. “Sacan lo peor y lo mejor de mi”

Sensación de falta de control o necesidad de control... y de estar a la expectativa.
Estas relaciones, por las características que hemos nombrado en los puntos anteriores, hacen que vivamos la relación con un cierto grado de tensión y ansiedad. Sentimos que lo que suceda no está en nuestro control, que no sabemos si el otro va a reaccionar bien o mal ante una información. Suelen generar miedo en algunos de los miembros, un miedo que paraliza y dificulta la toma de decisiones libremente, lo que lleva a la persona a ir condicionándose más y más a las necesidades del otro. Reprimiendo así, también, los propios intereses, y lo que hace que se vaya, poco a poco, además, deteriorando la autoestima.

A su vez, puede haber una necesidad de querer cambiar al otro; una expectativa de que la persona de la que nos enamoramos vuelva a ser la de antes. Y esto sigue perpetuando y justificando este círculo negativo del que es tan difícil salir.

Estas relaciones son un camino lleno de sufrimientos innecesarios. Y si estas identificándote con alguna de ellas, te invito a reflexionar sobre tus posibilidades para el cambio. Muchas veces es necesario recurrir a la ayuda de algún profesional de la salud mental.

¡No lo dudes! Estamos para acompañarte en este proceso.

 

Dra. Alicia M. Miguez | Clínica Médica - Psiquiatría y Psicología Médica - Transtornos de Ansiedad - Hipnosis Clínica - Psicología Ontológica y Transpersonal Bioneuroemocion - Mindfulness - Eneagrama.
Sanatorio Clínica Modelo de Morón.

Call Center

 

En el contexto de la cuarentena por el corona virus, comunicamos que la atención del call center sera:
Lunes a Viernes de 7:00 a 18:00 hs.
Sábados de 7:00 a 14:00 hs.
manteniéndose habilitada la opción para tomar turnos por nuestra página web.

4133.1000
5627.1000

OPCION 2

Para agilizar la obtención de un turno, usted puede conocer los días y horarios de atención de nuestros Especialistas haciendo CLICK AQUI

Contacto

 

Clínica Modelo de Morón se encuentra estratégicamente ubicada en el centro de la ciudad de Morón y es el referente de salud de la Zona Oeste.

Dirección: R. O. del Uruguay 234, Morón
Teléfono: +54 11 4133.1000 | 5627.1000
E-mail: atencionalcliente@cmm.com.ar

Whatsapp