Bienestar Emocional: PROCRASTINACIÓN

Bienestar Emocional

La procrastinación se puede definir como el retraso intencional en iniciar, llevar a cabo o completar una tarea, que a menudo viene acompañado de una sensación de malestar subjetivo. La procrastinación es un comportamiento complejo que a su vez tiene su propio ciclo. las fases que atraviesa una persona procrastinadora son las siguientes:

  • Falsa seguridad: esta etapa se caracteriza por el exceso de confianza. El procrastinador percibe que tiene tiempo de sobra para comenzar, terminar y entregar la tarea pendiente. En consecuencia, se dedica a otras actividades más inmediatas y de su interés: ver una serie, leer un libro, hacer deporte.

  • Pereza: en este momento la persona es consciente de que debe empezar el proyecto que tiene. Sin embargo, cuando se sienta a trabajar, le da pereza y comienza a realizar otras actividades de preparación como ir por algo de comer antes, revisar el correo, verificar redes sociales. Al final, estas pequeñas distracciones ocupan todo su tiempo.

  • Excusas: el individuo encuentra diferentes excusas para no iniciar lo pendiente. Entonces, por ejemplo, observa que la casa está sucia y es más urgente hacer la limpieza o ir a comprar porque la alacena está vacía. También puede tomar como excusa la falta de cierta información que para él es fundamental para empezar y sin la cual es imposible trabajar. Así termina dejando todo para después.

  • Negación: entre más se acerca la fecha de entrega, la persona desarrolla más excusas, no acepta su responsabilidad y niega que tiene el tiempo encima. Ante la presión, se tranquiliza diciéndose que tiene tiempo suficiente y que puede usar las horas de sueño nocturno para compensar el retraso. A pesar del estrés que siente, insiste en no cumplir con su deber.

  • Crisis: en esta etapa es imposible ya negar la situación, el momento ha llegado y la persona debe hacer la entrega. Así que, se pone hacer lo que pueda con el tiempo que tiene y mientras progresa se hace promesas de que no volverá a dejar todo para último momento, que no volverá a caer en la trampa de hacer otros planes cuando tiene entregas por hacer. Al final, es posible que se sienta frustrado.

  • Repetición: A pesar de las promesas de no volver a procrastinar, cuando recibe un nuevo proyecto, la procrastinación toma forma y el ciclo se reinicia.

Aunque es tentador aplazar tareas y dedicarse a actividades más agradables, es imprescindible no dejarse atrapar por este ciclo, ya que así se refuerza más la inclinación a postergar las responsabilidades.

Causas de la procrastinación

     Las causas de la procrastinación están determinadas por una variedad de factores personales y situacionales, incluyendo características de la tarea, rasgos de la personalidad y factores ambientales. Algunos ejemplos específicos incluyen: instrucciones poco claras, aversión a la tarea, falta de motivación, tentaciones, falta de incentivos e irresponsabilidad.

Otras causas de la procrastinación son la fatiga, la baja autoestima, la falta de conocimientos en un tema, los intereses personales (actividades divertidas, pasatiempos). De igual modo, se ha notado que el tipo de tarea ejerce una influencia considerable, por ejemplo, aquellas que son repetitivas, aburridas, inútiles e innecesarias fomentan los aplazamientos deliberados.

Consecuencias de la procrastinación
Este comportamiento tiene el potencial de afectar diferentes ámbitos de la vida como el trabajo, la salud y la escuela. A pesar de que tiene un efecto perjudicial, no es una conducta poco frecuente. De hecho, se estima que en América Latina cerca del 61 % de los individuos manifiestan algún grado de procrastinación, y el 20 % lo hace con frecuencia.

La procrastinación tiene efectos negativos para la salud y el bienestar. Estas consecuencias se acrecientan cuando el acto de posponer y dejar todo para última hora se convierte en un hábito, es decir, en un patrón conductual crónico.

Por su parte, una revisión conceptual sobre la procrastinación y el estrés indica que aplazar los pendientes se relaciona con una baja autoestima, elevación del nivel de estrés, conductas de salud deficientes, uso de estrategias de afrontamiento poco adaptativas, mala calidad del sueño y un mayor número de enfermedades físicas.
Asimismo, este tipo de conductas puede impedir el éxito y afectar el estado de ánimo al aumentar la ansiedad, la depresión y la baja autoestima. Además, una persona con procrastinación es propensa a un desempeño deficiente, con calificaciones más bajas en los exámenes, promociones laborales más lentas y peor salud.

Estrategias para combatir la procrastinación

  • Revertir los desencadenantes: reflexionar sobre qué es lo que hace que se procrastine y procurar revertir su efecto. Por ejemplo, si el proyecto que se tiene que hacer es aburrido, intentar hacerlo de manera más divertida e incluir temas de agrado.

  • Actuar de acuerdo con las resistencias: iniciar con tareas sencillas y trabajar en intervalos cortos, según lo permita la resistencia. Luego, progresar poco a poco hacia tareas más complejas que necesiten de mayor tiempo.

  • Empezar por donde hay interés: comenzar por la tarea que más interesa o la que se considere más fácil de realizar, aunque no sea la más relevante o urgente de hacer.

  • Evaluar los costos de posponer: escribir una lista de consecuencias negativas que se generará la postergación a corto y largo plazo.

  • Dejar de lado las distracciones: desconectarse del celular, de las redes sociales, las aplicaciones de mensajerías o los videojuegos. Esto ayudará a no aplazar lo que se tiene que hacer por estar distraído con los dispositivos tecnológicos

Superar esta tendencia no es nada sencillo porque implica desaprender un hábito arraigado que ha sido reforzado una y otra vez. No obstante, con las estrategias e intervenciones adecuadas, es posible superarla en favor de la productividad y el rendimiento.


Dra. Alicia M. Miguez | Clínica Médica - Psiquiatría y Psicología Médica - Transtornos de Ansiedad - Hipnosis Clínica - Psicología Ontológica y Transpersonal Bioneuroemocion - Mindfulness - Eneagrama.
Sanatorio Clínica Modelo de Morón.

Novedades

 

COCINA SALUDABLE
COCINA SALUDABLE
Mini Pasta Frolas
BIENESTAR EMOCIONAL
TURNOS ONLINE

Call Center

 

En el contexto de la cuarentena por el corona virus, comunicamos que la atención del call center sera:
Lunes a Viernes de 7:00 a 20:00 hs.
Sábados de 7:00 a 14:00 hs.
manteniéndose habilitada la opción para tomar turnos por nuestra página web.

4133.1000
5627.1000

OPCION 2

Para agilizar la obtención de un turno, usted puede conocer los días y horarios de atención de nuestros Especialistas haciendo CLICK AQUI

Contacto

 

Clínica Modelo de Morón se encuentra estratégicamente ubicada en el centro de la ciudad de Morón y es el referente de salud de la Zona Oeste.

Dirección: R. O. del Uruguay 234, Morón
Teléfono: +54 11 4133.1000 | 5627.1000
E-mail: atencionalcliente@cmm.com.ar

Whatsapp